El 4 de abril marchamos por Carlos


El 4 de abril se cumplen 8 años del asesinato por la espalda del Compañero Carlos Fuentealba. Ocho años sin un amigo, sin un profesor que dejó en sus estudiantes su ejemplo de vida y coherencia, ocho años de lucha para esta causa no quede impune. 

Una vez más, nos encontraremos frente al monumento a San Martín, en Neuquén Capital reclamando Justicia, acompañando a Sandra, a sus hijas, a nuestros compañeros y compañeras de ATEN, sindicatos y organizaciones hermanas, lo seguiremos haciendo hasta que se nos garantice el derecho a conocer toda la verdad de lo sucedido en Arroyito y se juzgue a los responsables ideológicos y políticos de su asesinato.

Desde UnTER, hacemos nuestro el reclamo y exigimos la reapertura de la causa Fuentealba II, porque no basta con la condena de Darío Poblete, integrante del Grupo Especial de Operaciones Policiales -GEOP-, él apretó el gatillo, avalado por toda una institución, por funcionarios provinciales y un gobernador, Jorge Sobich, que dio la orden de reprimir y que sigue repitiendo que no se arrepiente de ello, especialmente porque tiene a su favor un sistema judicial que, en una decisión repudiable, lo dejó libre.

Adherimos a la Campaña Nacional por Justicia Completa para el Maestro Carlos Fuentealba y convocamos al conjunto de compañeras y compañeros docentes de Río Negro y Neuquén y a la comunidad en general a marchar mañana sábado 4 de abril. Nos concentraremos frente al Monumento al Gral San Martín, a partir de las 18 Hs, porque consideramos que la mejor manera de honrar a Carlos es reivindicar la unidad en la lucha, como él le enseñó a sus estudiantes y seguimos su ejemplo porque no hay victoria si no se construye colectivamente.

Gral. Roca - Fiske Menuco, 3 de abril de 2015

 

Luis Genga, Secretario de Derechos Humanos, Género e Igualdad de Oportunidades
María Inés Hernández, Secretaria de Prensa, Comunicación y Cultura

 

Artículos relacionados: 

Compañero Carlos Fuentealba, ¡Presente!

A tres años del asesinato del compañero Carlos, la confirmación de la condena a cadena perpetua del oficial Poblete ha sentado un precedente histórico pero no significa el cierre del caso, pues no habrá justicia para Carlos, hasta tanto no sean juzgados y condenados todos los autores intelectuales de su asesinato. Fundamentalmente, el exgobernador Jorge Sobisch, quien no dudó en dar la orden de reprimir, y luego fue capaz de vanagloriarse de su mano dura, como instrumento de poder para reprimir la protesta social, que refleja los justos reclamos de una comunidad que exige condiciones dignas de trabajo.