7 de junio, día del y la Periodista


El periodismo nació como una necesidad social de las comunidades para que circulara la palabra, en nuestro país fue Mariano Moreno quien le dio su impronta política, con la concepción que la información era la mejor herramienta para la emancipación.
Desde la creación, en 1810, de la Gazeta de Buenos Ayres hasta hoy; las y los periodistas comprometidos con su tarea, informaron, debatieron, cuestionaron a travès de sus crónicas de los momentos que conmovieron nuestra historia.
 
Recordamos, por ejemplo, a Jorge Ricardo Masseti, fundador de Prensa Latina, su compañero Rodolfo Walsh, los dos desde distintos espacios de lucha describieron impecablemente los principios revolucionarios de los 60 y 70, y los militaron como Paco Urondo, Haroldo Conti, Vicky Walsh, Germán Ostherheld, Raymundo Gleyser y Jorge Asenjo en nuestra región. El largo brazo de terrorismo de Estado sesgó sus vidas pero no logrò censurar sus escritos, sus fotos, sus documentales, que hoy se recuperan y forman parte de la formación de nuevos periodistas.
 
A través de la mirada de un/a trabajador/a de prensa, circulan conocimientos y saberes, despojados del mito de la objetividad, del discurso de grado cero, quien comprende que el periodismo es en si mismo subjetivo, cuando lo que se busca es dilucidar lo que pasa.
Con el regreso de la democracia, la lucha contra los poderes hegemónicos, no dió tregua. Como en todos los ámbitos, algunos optaron por ejercer su profesión al servicio del poder y trabajan como serviles escribas del opresor.
 
En esta puja entre la libertad de prensa y la libertad de empresa, recordamos que aún hoy, el crimen de Mario Bonino sigue impune, que José Luis Cabezas está presente en cada foto, que la voz  de Ana Alé resuena poderosa en cada asamblea interna de los medios hegemónicos, que hoy en todo el país hay trabajadores/as de prensa que resisten exigiendo condiciones laborales y salarios dignos, que conforman cooperativas fente al  cierre de sus fuentes de trabajo y exigen que se cumpla la Ley de Medios, porque un decreto no puede derrocar una ley construida desde las bases, porque en estos tiempos el derecho a la información es un Derecho Humano.
 
Hoy reivindicamos a trabajadores y trabajadoras de prensa cuya ética les permite continuar develando verdades incómodas, que se atreven a relatar cómo se decide en el presente y se hipoteca el futuro, que nos permiten conocer los rostros de quienes son capaces de afrontar el desafío de escribir otra historia, para subvertir el orden de quienes todo lo compran para que todo se silencie.
 
Saludamos a quienes al momento de escribir, de hablar, de filmar hacen de su trabajo cotidiano un homenaje a Rodolfo Walsh, con la plena convicciòn que  “Un periodista no puede hacer otra cosa más que decir la verdad, porque la verdad es revolucionaria en sí misma y la revolución libera de la opresión”.
 
Gral. Roca -  Fiske Menuco, 7 de junio de 2016.
 
María Inés Hernández, Secretaria de prensa, comunicación y cultura
Mario Floriani, Secretario General