Comunidad del CEM 24 de Allen en alerta por agua contaminada


Las consecuencias del fracking se detectan en las escuelas de Allen, tan claramente como la intención del gobierno de negarlas. La comunidad educativa del CEM 24, acompañada por el Departamento de Salud en la Escuela de UnTER, en asamblea exigió al ministerio medidas urgentes para el cuidado de la salud de estudiantes y trabajadores/as.

El miércoles 29 de junio, el agua de red en el establecimiento presentaba una capa oleosa con un fuerte olor, en consecuencia, el equipo directivo, dio aviso a la coordinación zonal, que luego de constatar la situación, tomaron muestras para su análisis y se suspendió la jornada escolar del día jueves.

La Delegada de Salud Zona AVO de UnTER, compañera Claudia Asencio, se presentó en coordinación para verificar estas medidas, donde se le informó que el agua era potable, por consiguiente no había riesgo, sin embargo se realizarían análisis periódicos. 

Frente a la rapidez del resultado por un hecho tan preocupante se requirieron precisiones que no fueron atendidas, por ello la compañera Asencio, requirió al Vocal gubernamental Oscar Cifuentes, que se encontraba en el CEM 24, la provisión de agua envasada como medida preventiva y solicitó nuevos estudios de laboratorio, pues el mismo sedimento se detectó en canillas de la parroquia Santa Catalina, ubicada frente al colegio.

El viernes 1 de julio, el centro de estudiantes realizó una sentada y convocó a asamblea a la comunidad educativa, para analizar la situación. En la reunión, las autoridades de ARSA, explicaron que, en realidad, la muestra era parte de un análisis de rutina, realizada el martes 28 en una toma ubicada a 200 metros de la institución. Frente esto, se definió continuar con el reclamo, hasta que el Ministerio brinde las garantías necesarias. Por su parte, el sindicato envió muestras de agua para ser analizadas, cuyos resultados estarán en los próximos días.

Esta situación pone en evidencia que el gobierno de Rìo Negro, prioriza los intereses de las petroleras, por encima de la salud de su pueblo. Solo así se entiende su intento de ocultar lo que es una realidad, la explotación de petróleo por hidrofractura, representa un peligro para la población de Allen y de todo el valle. Desde UnTER denunciamos esta convivencia empresarial gobierno y hacemos responsables a los funcionarios de las consecuencias que por su accionar afecten los derechos del pueblo a la salud y un ambiente sano.

Gral. Roca-Fiske Menuco, 1 de julio de 2016.

Luis Genga, Secretario de Derechos Humanos, Género e Igualdad de Oportunidades
María Inés Hernández, Secretaria de Prensa, Comunicación y cultura


 

Artículos relacionados: