Definiciones del Congreso


Ciento veinte congresales de todas las seccionales se reunieron en Río Colorado el 5 de julio en el 318º Congreso Extraordinario de la UnTER que definió, por amplia mayoría: Reiniciar el ciclo lectivo, exigir que se adelante la convocatoria a Paritaria del 5 de agosto, plantear un 20% de aumento salarial; requerir condiciones edilicias dignas para garantizar el derecho social de enseñar y aprender: insumos para comedores, limpieza y librería, aportes para el funcionamiento de los talleres de las escuelas técnicas, correcto funcionamiento del transporte escolar, adecuado mantenimiento edilicio de las escuelas y realizar un Congreso, luego de la paritaria.

 Además, se acordó incluir dentro de la paritaria, las siguientes exigencias respecto del avance de la  Nueva Propuesta Curricular Escuela Secundaria: Presupuesto educativo acorde para la implementación integral.  Cargo docente, independiente de las supresiones o creaciones de divisiones que se den en la escuela por variación de matrícula. Estabilidad para la totalidad de docentes  titulares e Interinos. Valor punto de la hora reloj acorde al Nomenclador docente, equiparado a 165 puntos.

Exigir espacios de debate para garantizar los cambios requeridos y actualizaciones necesarias  en una relación directa entre los diseños curriculares, la estructura, las condiciones de trabajo y el proceso de aplicación de la nueva transformación.

En otro punto, las y los congresales  avalaron, por mayoría,  lo actuado por la Junta de Disciplina del sindicato, respecto de la investigación interna realizada, en el expediente Mujica.

Por unanimidad se avaló el paro convocado para el pasado 2 de junio ad referéndum del congreso

Gral. Roca – Fiske Menuco, 6 de julio de 2016

María Inés Hernández, Secretaria de prensa, comunicación y cultura
Mario Floriani, Secretario General


 

Artículos relacionados: 

Comunicados CCCXVIII Congreso de la UnTER

Transitamos con la experiencia de los y las que estuvieron el 29 y 30 de junio del 74 y con la energía de nuestros nuevos afiliados y afiliadas, con el respeto por la diversidad de ideas bajo una misma bandera, cada uno de nosotros y nosotras sabe que no nos quebró la bala del genocida, ni la traición del entregador, mucho menos lo hará el cipayo que nos gobierna. Estamos de pié enseñando, en las calles y en las aulas, que es posible el camino hacia la independencia definitiva que soñaron los congresales del 9 de julio de 1816.