UnTER 32 años en defensa de la Educación Pública

    Experiencias

1974 - 2006
UnTER, 32 años en defensa de la educación pública

Se cumplen 32 años de la conformación de la UnTER. El puntapié inicial fue en San Antonio Oeste el 29 y 30 de junio de 1974, en el XVII Congreso Extraordinario de la Federación de Docentes Rionegrinos. El último realizado bajo esta denominación. Así nació la Unión de Trabajadores de la Educación de Río Negro -UnTER -.

1974 se inicio como una etapa de gran participación sindical. Tanto para la CTERA a nivel nacional, como para la UnTER en la provincial.

La dictadura militar cerró las puertas de la actividad política y sindical. Luis Genga, primer Secretario General debió cesar la actividad gremial y recordó que en 1976, “empieza una feroz persecución a varios compañeros docentes de la UnTER. En mi caso particular allanaron mi escuela, con alumnos adentro”.

La historia de éste sindicato esta ligado a la historia del pueblo rionegrino. Los siguientes Secretarios Generales fueron: Héctor Roncallo (1986 - 1992), Daniel Gómez (1992 – 2001), Aurelio Vazquez (2001 – 2004) y en la actualidad Carlos Tolosa (2004 – 2007).

Durante la década del 80, con la recuperación de la democracia, UnTER retomó la organización. Exigió juicio y castigo a los responsables de las violaciones a los derechos humanos, cometidos por la dictadura. Se participó en la Convención Constituyente de 1988. Junto con los compañeros de ATEN, recorrimos pueblo por pueblo hasta llegar el 23 de mayo a Buenos Aires, para abrazarnos con los docentes de todo el país, en la Marcha Blanca. Al año siguiente, formamos parte de los debates de la Ley de Educación Provincial Nº 2444.

Durante la década del noventa enfrentamos el ajuste en educación, los trabajadores estatales fuimos la variable de ajuste económica, del desgobierno y déficit de las administraciones provinciales. Enfrentamos la Ley Federal de Educación, la descentralización educativa, la flexibilización laboral y el disciplinamiento político, desde todos los ámbitos, ayunos, paros, marchas, y en la Paritaria Docente.

El 31 de mayo de 1995, trabajadoras y trabajadores de la educación, que permanecían en la sede del Consejo Provincial de Educación en Viedma, fueron violentamente desalojados. Con la intervención por primera vez del grupo BORA. El gobierno Convocó a Gendarmería Nacional para frenar el justo reclamo. Roca y Viedma fueron sitiadas.

La política de ajuste contó con el aval legislativo que en Río Negro aprobó el traspaso de la Caja de Previsión a la Nación y una rebaja salarial del 20%; la judicialización de la protesta social, la creación de la comisión de transacciones judiciales para evitar que todos los reclamos lleguen a tribunales.

En marzo de 1997, El Consejo de Secretarios Generales de CTERA reunido en Viedma, definió comenzar un ayuno nacional por una ley de financiamiento educativo. Se inició así la Carpa Blanca de la Dignidad.

En 1998, la legislatura rionegrina avaló la implementó el adicional por presentismo, lo que significó una reducción del 50% de la zona desfavorable. Modificación del régimen de licencias, congelamiento de la antigüedad, suspensión de ascensos y promociones, también se prohibió la cobertura de vacantes.

Luego de ser reelecto, Pablo Verani y su gobierno se olvidaron de todas las obligaciones del Estado. Los sueldos se pagaron con tres meses de atraso. Se priorizó el pago de deudas al sector financiero y desatendió las necesidades sociales.

Denunciamos que más de 17 mil niñas, niños y adolescentes no asisten a la escuela como consecuencia del bajo presupuesto asignado a educación. La política del gobierno fue de total abandono del sistema: la falta de transporte, el deterioro edilicio, ausencia de cobertura de los comedores escolares.

En el nuevo siglo, y con un marco de ajuste y flexibilidad laboral se destacó la estabilidad de los cargos directivos. Los ejes de lucha fueron: la recuperación del salario, aumento del presupuesto, defensa de nuestro estatuto y de la escuela pública.

Las acciones por el pago unificado del sueldo, sin rebajas, sin tickets, sin LECOP, el pago del aguinaldo y del incentivo docente, estuvieron ligadas a la defensa de la educación pública, a los derechos de nuestros chicos, y a nuestros derechos laborales.

El modelo que se impuso en los `90 sigue vigente, los conflictos sociales en todo el país y la inflación que golpea duramente a los trabajadores, requiere de la lucha constante para recuperar el poder adquisitivo de nuestro salario.

En lo pedagógico, retomamos la necesidad de impulsar el debate sobre política educativa en la provincia, por una nueva ley de educación a nivel nacional y en Río Negro por refundar el secundario con un proyecto educativo, emancipador, popular y democrático, para la articulación e integración de todos los niveles y modalidades del sistema educativo.

Para las y los trabajadores de la educación, la memoria y la historia son también instrumentos de lucha y reivindicación. Por los que ya no están, por los que seguimos peleando, por una sociedad sin excluidos y con justicia social.

Gral. Roca – Fiske Menuco, 29 de junio de 2006

Carlos Tolosa, Secretario General
Orlando Solaro, Secretario de Prensa