La UnTER realiza paro activo, el 8 de marzo en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora


Nuestro sindicato, en una decisión fundacional, se posicionó reivindicando el protagonismo de las mujeres. Como trabajadoras de la educación levantamos las banderas del paro y nos hacemos parte de una acción política inédita para visibilizar nuestro valioso aporte a la sociedad.

Por ello, nos sumamos activamente a esta propuesta que moviliza a más de treinta países del mundo en los que las mujeres paramos bajo el lema “Si nuestro trabajo no vale, produzcan sin nosotras”.

En Argentina, se continúa con la convocatoria del colectivo “Ni una menos”, retomamos la experiencia del 19 de octubre pasado y como UnTER impulsamos este paro.

Somos parte de la clase trabajadora, involucradas con la educación, que en sus inicios fuera considerada una tarea de mujeres dispuestas a cuidar a niños y niñas pobres y mal alimentados, enseñarles las primeras letras y moldearlos para servir a la patria, mientras que los varones de la oligarquía formaban a jóvenes de élite para conducir los destinos de la Nación. Así se justificó un trabajo mal remunerado, pero enaltecido con el valor del sacrificio y la entrega, virtud ineludible para las maestras. Más de un siglo y medio nos llevó reivindicar nuestros derechos y legitimar a la educación como herramienta fundamental para la transformación del pueblo.

Bajo estos principios, la UnTER, con 42 años de historia, constituida mayoritariamente por mujeres, trabaja desde hace más de veinte años en la incorporación de la perspectiva de género y ha incidido en la toma de decisiones en pos de avances en políticas públicas que garanticen todos los derechos de las mujeres. La definición del Congreso de Regina, realizado el 3 de marzo, de impulsar el paro de mujeres por 24 horas, es un paso fundamental en nuestra historia y en la de nuestra provincia.

Paramos porque los derechos de las mujeres son Derechos Humanos. Es tiempo de decir: Basta de victimizarnos y de matarnos; Basta de perseguirnos encarcelándonos; Basta de empobrecernos con políticas neoliberales que nos excluyen; Basta de explotarnos aprovechando la plusvalía del trabajo de cuidados que realizamos; Basta de ignorar que somos sujetos de derecho.

Este 8 de marzo no nos encuentra en las aulas, estamos en las plazas, en las calles, junto a otras mujeres para construir una sociedad justa e igualitaria, libre de patriarcados y machismos.

Vivas y libres paramos para que produzcan sin nosotras. Vivas y libres marchamos, porque vivas y libres nos queremos. 

8 de marzo de 2017

Consejo Directivo Central de UnTER

Viviana Orellano, Secretaria de Derechos Humanos, Género e Igualdad de Oportunidades
Patricia Cetera, Secretaria General 


 

Mujeres sindicalistas

La UnTER, con 42 años de historia, constituido mayoritariamente por mujeres, trabaja desde hace veinte años en la incorporación de la perspectiva de género y ha incidido en la toma de decisiones en pos de avances en políticas públicas que garanticen derechos de las mujeres. En el Congreso del 3 de marzo, definimos paro por 24 horas para decir: Basta de victimizarnos y de matarnos; Basta de perseguirnos encarcelándonos; Basta de empobrecernos con políticas neoliberales que nos excluyen; Basta de explotarnos aprovechando la plusvalía del trabajo de cuidados que realizamos. Basta de ignorar que somos sujetos de derecho.

Somos mujeres sindicalistas, que adherimos a la convocatoria unificada entre la CGT, la CTA de los trabajadores y trabajadoras y la CTA Autónoma:

  • Apertura de paritarias y sin techo, rechazo al 18% en cuotas que pretende imponer el gobierno y los empresarios.

  • Aumento salarial acorde a las necesidades de trabajadoras/as y sus familias. Igual salario por igual tarea.

  • Cese de los despidos y la precarización laboral que intentan disciplinar a la clase trabajadora.

  • Reincorporación inmediata de todas/os las/os despedidas/os.

  • Defensa de derechos en los Convenios Colectivos de Trabajo y por los que aún nos falta conquistar.

  • Eliminación de toda violencia contra las mujeres; familiar, laboral, mediática y obstétrica.

  • Jardines materno-paternales en lugares de trabajo, universidades y barrios;

  • Licencias por cuidado de nuestras/os hijos e hijas, familiares a cargo y violencia de género. Aumento de licencias parentales.

  • Universalización y aumento de asignaciones familiares.

  • Defensa del sistema público previsional y el 82% móvil.

  • Desprocesamiento y libertad de todas/os las/os luchadoras/es populares.

  • Derogación de la Ley Antiterrorista.