Marcha de los Pueblos Originarios


Las tierras y el territorio mapuche, a pesar de las leyes conquistadas a nivel nacional e internacional, se mantuvieron siempre de manera precaria en cuanto a lo legal, lo que las dejó siempre a disposición, con la legitimadad del Estado, del extractivismo y la especulación turística. Este proyecto, no hace más que profundizar esa situación.
 
El Código de Tierras presentado por el gobernador Alberto Weretilneck nos remonta inevitablemente al reparto de tierras de 1879, es una reapropiación del territorio de las comunidades mapuche con el fin de ponerlo a disposición de los negociados capitalistas, esta vez sin el remington, sino a través de la violencia institucional del Estado.
 
El avance del extractivismo no convencional y sus consecuencias en el ambiente, es algo que atañe a toda la sociedad, así como la entrega de los recursos naturales y la extranjerización de La Patagonia. El proyecto plantea como condición utilizar de manera racional las parcelas adjudicadas, algo imposible en el sistema capitalista en el cual las ganancias valen más que la vida. Además en la provincia no está prohibido el fracking y el bloque del FPV en 2011, derogó la ley que prohibió el uso de cianuro en la minería.
 
El desconocimiento de la figura de la propiedad comunitaria indígena al clasificar su territorio como tierras fiscales propiedad del Estado, contradice toda legislación indígena, no reconociendo la pre existencia del pueblo mapuche, dejando 5 millones de hectáreas a disposición de la megamineria, modelos extractivistas por vías no convencionales, potenciando la especulación inmobiliaria, el monocultivo, beneficia directamente a los terratenientes y capitalistas, profundizando la precariedad, la vulnerabilidad, llevando a vivir en las periferias.
 
Es necesario defender los territorios somos parte de ellos, no es un pedazo de tierra y capital, es la fuerza originaria, es nuestra forma de vivir, para desarrollar plenamente  la vida, el cume felen, donde están nuestros antepasados, nuestros kuyfikeche, nuestro mapuzungun, y a donde van nuestras nuevas generaciones, taiñ pu we newen, nuestras nuevas fuerzas.
 
Winka mew che ngelaiñ, para el capitalismo no somos gente, nuestro histórico reclamo esta en pie, le decimos no al extractivismo, no al saqueo, no al nuevo código de tierras fiscales.
 
Estamos vivxs por eso caminamos, por eso hablamos todxs, petu mongueleiñ fey muta trekaleiñ fey muta zunguleiñ kompuche! Marichi wew!

Notas relacinadas

Artículos relacionados: 

Día de la tierra

Más que un día de celebración, el Día de la Tierra debe ser un grito de alerta que impulse a la acción.
No es novedad para nadie la gravedad de la situación ambiental en Argentina y en el mundo. El Informe Ambiental que acaba de presentar el gobierno nacional señala importantes desafíos, pero llamativamente (o no tanto) omite temas como los daños socioambientales de los plaguicidas, la situación de los pueblos fumigados, los derrames de cianuro en San Juan, precisiones sobre el inventario de Glaciares, o referencias a delitos ambientales.