Reivindicar el valor de la palabra, en tiempos líquidos


El 12 de junio en el Diario Río Negro,  los referentes de la agrupación Paulo Freire, Jorge Molina y Edgardo Straini, publicaron una retractación de sus dichos publicados el 6 de agosto de 2015, cuestionando a la conducción del momento, en el que acusaban a Héctor Roncallo de ser ideólogo de prácticas golpistas y violencia de género. 
Comunicado que derivó en una presentación de Roncallo ante la justicia y un acuerdo que ordenó las disculpas públicas por estos dichos en un plazo de quince días.  Orden que no fuera cumplida, por consiguiente hubo una nueva presentación y finalmente una escueta retractación. 
Esta situación no sería más que anecdótica, si no fuera que los involucrados son referentes históricos de líneas internas de la UnTER, y consideramos, que amerita algunas reflexiones. En principio, no es justo para el injuriado en particular, ni para  el CDC anterior, ni para ningún afiliado/a de nuestro sindicato ser vapuleados por el libre albedrío de quienes, arrogándose ser portadores de verdad, exponen públicamente lo que se les ocurre en el momento, sin medir consecuencias personales, familiares ni sindicales. Como también es lamentable la actitud de dirigentes que firman acuerdos para no cumplirlos, mientras en el discurso exigen el respeto a las reglas democráticas
No podemos olvidar nunca quienes somos, por ello es fundamental repensar cómo se dirimen públicamente las diferencias y las aristas que aparecen cuando la puja por el poder se agudiza en tiempos electorales. Consideramos que somos parte de un sindicato con una historia riquísima en construcciones colectivas, armadas al calor de los debates, el intercambio de miradas, las diferencias ideológicas y por encima de todas las diferencias, el respeto por la integridad de compañeras y compañeros. 
No se puede negar que desde su fundación, hasta hoy pasaron casi 43 años y que la modernidad líquida se impone en todo, pero ello no implica que también debamos aceptarlo dentro de las organizaciones en las que se lucha en defensa de los derechos del conjunto, porque es dentro de ellas donde es imprescindible conservar el valor de la palabra como herramienta para construir y no para denigrar. No todo debe ni puede ser volátil, dicho al pasar sin contemplar el impacto que produce en los demás, por dos razones fundamentales, una porque en la calle todos y todas estaremos en el mismo lugar bajo la misma bandera, la otra porque somos un sindicato docente, valor agregado y doble compromiso a la hora de expresarnos, porque como parte de la clase trabajadora, somos quienes educamos a las futuras generaciones y luchamos por una sociedad más justa y solidaria.
Así como en las aulas enseñamos el respeto por la diversidad, advertimos sobre la importancia de la escucha respetuosa y la responsabilidad de la respuesta, somos las y los dirigentes que también nos debemos dar esa tarea en cada espacio en el que nos desempeñemos. Estamos a pocos meses de una nueva instancia electoral sindical y también ciudadana. Es nuestra oportunidad de demostrar con la palabra y la acción, que se puede actuar políticamente de manera diferente, defendiendo nuestras propuestas con argumentos claros, sin denigrar al oponente ocasional, sin escudarnos en comunicados que se multiplican por las redes sin una análisis previo, sin escudarnos en inmediatez de las redes sociales que, en apariencia permiten escribir y acusar de cualquier cosa, porque en dos minutos se esfumó del muro, porque eso también es violencia y como parte de un sindicato nos desmerece humanamente.
Aspiramos a que esta situación judicial no se repita, que no sea necesario recurrir a un tercero para poner en evidencia la falta de respeto, que no sea una excusa la elección del momento, para desplegar una verborragia chabacana y agresiva que no aporta nada y que resta demasiado. Esperamos que en los próximos tiempos, cada integrante de la UnTER sienta el orgullo de ser parte de un sindicato que en los hechos y en los dichos, luche unificado por una sociedad respetuosa de la diversidad,  sin exclusión, solidaria y  con justicia social.
 
                                                           Gral Roca- Fiske Menuco, 14 de junio de 2017.
 
Consejo Directivo Central
 
Héctor Roncallo, Vocal
María Inés Hernández, Secretaria de Prensa, Comunicación y Cultura
Benjamín Catalán, Secretario Gremial y de Organización
Marcelo Nervi, Secretario Adjunto
Patricia Cetera, Secretaria General