Justicia por Santiago Maldonado


Ahogamiento, asfixia por sumersión, hipotermia son las palabras que describen la muerte de Santiago Maldonado en la autopsia entregada hoy a sus familiares. Nosotrxs sabemos que murió en el medio de una represión brutal de la gendarmería por orden de la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich y su secretario Pablo Noceti.

La represión del 1 de agosto en el Pu Lo Cushamen, en la que desapareció Santiago no fue un hecho aislado, se enmarca en un contexto generalizado de violencia contra la protesta social, al amparo de la Ley antiterrorista y el protocolo antipiquetes, definida por el gobierno nacional, acompañada por las provincias y justificada por el sector más reaccionario de nuestra sociedad.

Desde UnTER denunciamos el avance a sangre y fuego sobre los territorios de las comunidades originarias para proteger los intereses de capitalistas como Benetton y Lewis. En enero más de trescientos efectivos de la Gendarmería Nacional y fuerzas de la policía provincial de Chubut invadieron el Lof Cushamen, con helicópteros y carros antimotines para reducir a cinco familias. Sumado a la detención ilegal de su Lonko Facundo Jones Huala, persecuciones, torturas a testigos, allanamiento a referentes sociales en Neuquén y por último el encarcelamiento de mujeres y niñxs luego del desalojo en Villa Mascardi, permite entender que la Patagonia es zona liberada para la impunidad.

A la represión de las armas se sumó el cerco mediático con el objetivo de invisibilizar tanta injusticia, se construyó un relato oficial que permite justifica todo apelando a las fibras más reaccionarias y fascistas de nuestra sociedad. Al punto que se trató de impedir que en las escuelas se mencionara a Santiago Maldonado. Contra lo determinado la Ley Nacional de Educación y los contenidos curriculares, se implementó un 0800 para denunciar a lxs docentes. En poco meses se borraron de un plumazo los derechos a la libertad de expresión, a la información y la libertad de cátedra.

Como trabajadorxs de la educación adherimos a las palabras de la familia Maldonado queremos la verdad de cómo, cuándo y dónde falleció Santiago. Exigimos una investigación imparcial, independiente, efectiva y exhaustiva para que se haga justicia y lxs responsables ideológicos, políticos y materiales de su muerte no queden impunes.

Basta de represión a las luchas sociales. Basta de impunidad. Justicia por Santiago, en defensa del territorio y los derechos ancentrales de nuestros pueblos originarios, que son los derechos de nuestras futuras generaciones.

Gral. Roca - Fiske Menuco, 24 de noviembre de 2017.

 

Viviana Orellano, Secretaria de Derechos Humanos, Género e Igualdad de Oportunidades 
María Inés Hernández, Secretaria de Prensa, Comunicación y Cultura
Benjamín Catalán, Secretario Gremial y de Organización
Marcelo Nervi, Secretario Adjunto
Patricia Cetera, Secretaria General


Foto: Patagoniafotopress

Artículos relacionados: 

11 de octubre, nada que celebrar, todo para resistir

La lucha de las comunidades originarias es en defensa de la tierra, el agua y los recursos naturales. El modelo capitalista viene por ellxs porque viene por todo y por todos, como decía Javier Rodríguez Pardo. En este presente ya se pueden reconocer las consecuencias de la expoliación de nuestros recursos, el hambre instaurada por el avance de la soja en tierras productivas, la enfermedades provocadas por los agrotóxicos, la contaminación del agua por el plomo, el uranio y los desechos de empresas que luego de absorber todas nuestras riquezas, nos dejan territorio devastado.