Justicia


Viviremos siempre en Otoño, aún cuando florezca el manzano

Otoño Uriarte llevaba en la piel el calor de la primavera, en los ojos la luz del alba y en la sonrisa la frescura de la mujer que brotaba de su interior.

Hace un año empezó a recorrer el camino de regreso a su casa, apretaba sus cuadernos contra el pecho, anidando futuros entre hojas borroneadas de fórmulas y mensajes.

Hace un año, Otoño empezó a recorrer su camino a casa y desde entonces la estamos esperando…

Hace un año ya, que la mano oscura y corrupta de la impunidad tan cotidiana en Río Negro, tomó la vida de Otoño y la arrancó de cuajo de los caminos de su pueblo.

Desde entonces hay mucho más que un pupitre vacío en el CEM 14, demasiado dolor se anida en cada pecho que clama justicia porque no es posible continuar naturalizando ausencias, complicidades espurias, mensajes mafiosos, como si fueran parte de la vida, cuando no son más que viles seducciones de la muerte.

Las y los Congresales del CCLXII Congreso Extraordinario de UnTER exigimos el inmediato esclarecimiento de la desaparición y muerte de Otoño Uriarte. Reclamamos además, el inmediato juicio y castigo para todos los responsables. Para ello, es fundamental quebrar la trama de complicidades que mutila esperanzas, corrompe vidas y pretende acallar la voluntad de un pueblo que no se resigna a entregar el destino de sus hijas e hijos a mafias que detentan poder.

A un año de su desaparición, la figura de Otoño continúa recorriendo las calles de cada ciudad de la provincia exigiendo Justicia, para que sus victimarios sepan que no tendrán respiro porque no permitiremos que en Río Negro quede un solo caso impune más. Es tiempo de decir Basta. Es tiempo de Justicia.

Gral. Roca, Fiske Menuco, 23 de octubre de 2007

> Un millar de personas reclamó el esclarecimiento. Diario Río Negro, 24 de octubre de 2007.

Artículos relacionados: