El deber del Estado es garantizar escuelas dignas para enseñar y aprender