21 años, Marcha Blanca

La Marcha Blanca representa en la historia de las y los docentes una bisagra no solo por su carácter masivo y federal, sino porque permitió romper con la idea del apostolado, de pensar a los docentes como gente cercana a la santidad sin conciencia política ni reclamos, para el conjunto significó reconocerse como trabajadores/as, sujetos de derechos y comprometidos políticamente con la transformación social.